sábado, 19 de enero de 2013

Tamborrada de San Sebastián




 La tamborrada de San Sebastián  es la fiesta con la que cada 20 de enero la ciudad celebra el día de San Sebastián.

La Tamborrada
 
La fiesta comienza a la media noche del día 19 en la plaza de la Constitución con la izada de la bandera de la ciudad. La sociedad Gaztelubide y representantes de otras tamborradas comienzan a tocar la Marcha de San Sebastián, del maestro Raimundo Sarriegui y el resto de composiciones: Diana, Retreta, Tatiago, Iriyarena, Caballería de viejas, etc. Un centenar de compañías formadas por entre 20 y 50 tambores y entre 50 y 100 barriles desfilan por todos los barrios de la ciudad durante el día 20. Están siempre acompañados por una banda de música.

Historia

No puede precisarse con rigor histórico el año en que salió a las calles donostiarras la primera Tamborrada. Atribuyen algunos su origen al redoble que sobre las herradas producían las chicas de servicio y sus acompañantes - menestrales y soldados - mientras aguardaban chanda ante una de las tres fuentes que hacia 1836 surtían de agua a San Sebastián. Más cierto parece que sea la Tamborrada una de las comparsas del Carnaval Donostiarra.

Hubo varias anteriormente. Así, en 1817, la Mascarada de ciegos valencianos y la Comparsa de jardineros y al año siguiente la Comparsa de Caldereros y la Tamborrada, esta última posiblemente en 1836, en plena Guerra Carlista. A partir de entonces toma cuerpo de tradición el festejar el santo patrono, recorriendo de madrugada las calles al son de una marcha zortzico del maestro Santesteban, ejecutada en los primeros años exclusivamente con barriles, a los que, más tarde, se añaden sonoros tambores.

Los participantes, que al principio iban disfrazados con caprichosos trajes, más tarde se uniformaron. Salían cada año, a las tres y media de la madrugada, del local de la Sociedad "La Fraternal", situado en la subida al Castillo, redoblando el "Sheshenarena", pues hasta 1860 no escribió Sarriegui la Marcha de San Sebastián. Incansables, recorrían las calles hasta las ocho en punto, deteniéndose a esta hora en la esquina de las calles Iñigo y Narrica, donde esperaban la aparición de la sokamuturra.

Con la Tamborrada comenzaba un ciclo de fiestas que daba fin el martes de carnaval, con el Entierro de la Sardina. A la Sociedad "La Fraternal" sucedió la "Unión Artesana". A las cinco de la mañana y encabezada por tres heraldos a caballo, empezaba el desfile, uniformados los tamborreros de milicianos de 1800 y redoblando parches y barriles al son de las marchas interpretadas por una banda de música que cerraba el cortejo. Después vino la de Euskal-Billera y, más tarde, se fueron multiplicando las tamborradas por los barrios donostiarras.

La fiesta comienza el día 20 de Enero a las 00:00 horas con la izada de la bandera a cargo de la tamborrada de Gaztelubide, en la Plaza Constitución.

En efecto, serán más de 60 las tamborradas que, representadas por uno de sus miembros participarán junto con Gaztelubide en el comienzo de nuestro "día grande".

Durante 24 horas la ciudad es una fiesta de tambores y barriles, en todos los barrios se puede escuchar los himnos de Sarriegui. A las 24:00 horas la tamborrada Unión Artesana será la encargada de arriar la bandera y dar por finalizada la fiesta.

Entre ambas, la alegría y buen humor se desborda por la ciudad, que festeja a su patrono. La fiesta ha ido creciendo y un dato evidente nos lo da el incremento de tamborradas de mayores que participan en la misma: en 1957 diez tamborradas, en 1967 aumentó hasta 54 y para el 2012 anuncian su salida cerca de 100 tamborradas, que saldrán en 7 barrios de la ciudad.

Desfilan por todos los barrios de la ciudad, no hay un solo lugar ni momento del día que no se oiga una tamborrada redoblando sus tambores y barriles. Años atrás todas la tamborradas eran masculinas, hoy en día aunque muchas siguen siendo estrictamente masculinas debido a los estatutos de sus Sociedades, también las hay mixtas y femeninas. Durante el día se otorgan los Tambores de Oro, Medallas al Mérito Ciudadano.

Participantes

Los participantes en la tamborrada se dividen en dos grupos: los tamborreros (que tocan el tambor) y los cocineros/aguadoras. Los primeros visten un uniforme de un cuerpo de un ejército de la época napoleónica. El segundo grupo tocan instrumentos que tienen igual sonido: el barril y la herrada, respectivamente. También participan gastadores, abanderados y cantineras.

Los niños tienen durante la mañana de ese día su tamborrada infantil, la cual comienza en los jardines de Alderdi Eder y recorre las principales calles de la ciudad. De entre ellos se escoge el general y sus ayudantes y a La Bella Easo infantil y sus damas de honor.

La fiesta continúa hasta las 12 de la noche del 20 de enero, cuando la ciudad se reúne de nuevo principalmente en la Plaza de la Constitución alrededor de la tamborrada de la Unión Artesana (la Sociedad más antigua de la ciudad). Esta compañía toca las composiciones de Sarriegui por última vez, para acabar tocando la Marcha de San Sebastián a las doce de la noche, a la vez que el alcalde arría la bandera de San Sebastián. Después de la arriada se interpretan otras composiciones diferentes a las que se han tocado a lo largo del día (Cosacos de Kazan, el himno de la Real Sociedad, etc.).

Durante estas 24 horas de festividad se entregan los premios más importantes concedidos por la ciudad que son el Tambor de Oro y las cinco Medallas al Mérito Ciudadano de San Sebastián. La premiada en 2008 con el Tambor de Oro fue la investigadora Cristina Garmendia y los premiados con la Medalla al Mérito Ciudadano fueron ADEMGI (Asociación de Esclerosis Múltiple de Gipuzkoa), Kalapie, Verdini Dantza Taldea, Carlos Benito y Lourdes Oñaederra.

Marcha de San Sebastián
.
La letra de la marcha fue escrita, en euskera, por Serafín Baroja, padre del también escritor donostiarra Pío Baroja. La versión actualmente más extendida de dicha letra es la siguiente:

Versión actual en euskera


Bagera!
gu (e)re bai
gu beti pozez, beti alai!

Sebastian bat bada zeruan
Donosti(a) bat bakarra munduan
hura da santua ta hau da herria
horra zer den gure Donostia!

Irutxuloko, Gaztelupeko
Joxemari zahar eta gazte
Joxemari zahar eta gazte
kalerik kale danborra joaz
umore ona zabaltzen hor dihoaz
Joxemari!

Gaurtandik gerora penak zokora
Festara! Dantzara!
Donostiarrei oihu egitera gatoz
pozaldiz!
Inauteriak datoz!
Traducción al castellano


¡Somos!
nosotros también
nosotros siempre contentos, ¡siempre alegres!

Hay un Sebastián en el cielo
un único San Sebastián en el mundo
ese es el santo y éste es el pueblo
¡he ahí lo que es nuestro San Sebastián!

De Irutxulo, de Gaztelupe
Joxemari viejo y joven
Joxemari viejo y joven
de calle en calle tocando el tambor
allí van extendiendo el buen humor
¡Joxemari!

De hoy en adelante las penas fuera
¡A la fiesta! ¡A bailar!
Venimos a llamar a los donostiarras
¡Contentos!
¡Vienen los Carnavales!
Sin embargo, y gracias a una investigación llevada a cabo en 2008 por el Ayuntamiento de San Sebastián, se consiguió dar con la letra tal cual fue compuesta por Serafín Baroja, sin modificaciones, en base a la publicada en el periódico donostiarra El Urumea del 10 de enero de 1884. La letra original sería la que sigue:

Versión original

Bagera...!
gure bai
¡Kalera...!
Nora nai
¡Beti pozez! Beti alai

Sebastian bakar bat,
da zeruban
ta Donosti bakar bat
munduban
¡Zer santuba ta
zer erriya ta
zer gaur egun guziko alegriya!

Iruchuloko
gaztelupeko,
Josemaritar zar eta gazte
Josemari emiakin nazte,
kalerik kale,
tanborra juaz
umore ona banatzen
or dijuaz

Gaurtandik gerora
penak sokora,
¡Festara!
¡Dantzara!
Donostiarrai oju
egitera gatoz
¡Iñauteriak datoz!
Traducción al castellano

¡Somos...!
nosotros también
¡A la calle...!
A donde sea
¡Siempre contentos! Siempre alegres

Hay un único Sebastián,
en el cielo
y un único San Sebastián
en el mundo
¡Es el santo
es el pueblo
es la alegría de todo el día de hoy!

De Iruchulo
de Gaztelupe,
Josemaritar viejo y joven
Josemaritar mézclate con las mujeres,
de calle en calle,
tocando el tambor
repartiendo el buen humor
allí van

De hoy en adelante
las penas fuera,
¡A la fiesta!
¡A bailar!
A llamar a los donostiarras
venimos
¡Vienen los Carnavales!

Esta marcha se divide en tres partes. La primera ensalza la ciudad, única en el mundo; y el santo, único en el cielo. La segunda parte habla de los "joxemaritarras", que van tocando de calle en calle divirtiendo a la gente. En la versión actual la primera frase en que se habla de los "joxemaritarras" se alude a los "jóvenes y viejos" y se repite nuevamente la misma frase; en la original, sin embargo, la primera frase es igual a la versión actual pero en la siguiente se dice "josemari, mézclate con las mujeres". En la tercera parte se hace referencia a que desde las doce de la noche hay que olvidar las penas, ya que los tamborreros van a ir gritando por la ciudad, y que los carnavales se acercan. Además, al principio y al final del himno, se dice "estamos aquí nosotros también, siempre felices, siempre alegres".


Videos







 

No hay comentarios:

Publicar un comentario