lunes, 10 de diciembre de 2012

Sopas de ajo



Las sopas de ajos son un clásico de la cocina española, sencillas, nutritivas y reconfortantes. Muy típicas de la cocina manchega y extremeña, hay muchas versiones de esta receta tradicional, como la sopa de ajo que os traemos.

El secreto de la sopa de ajo es usar un buen pan asentado, mejor si es pan rústico, hecho en horno de leña y con varios días. Por supuesto, otro ingrediente básico es un buen aceite de oliva virgen extra y un pimentón dulce de calidad.

Aunque tradicionalmente se hace con agua, personalmente prefiero utilizar un caldo de pollo casero para una sopa mucho más sustanciosa.




 Ingredientes

Una cabeza de ajos,

 60 CC. Aceite de oliva virgen extra,

 Media cucharadita de pimentón dulce (mejor del ahumado, pimentón de la Vera),

 6 rebanadas gruesas de pan asentado,

 3 huevos,

 1,2 litros de caldo de pollo casero.


Elaboración


El plato es de una sencillez extrema, por lo que prima la calidad de los ingredientes. Recomiendo preparar un buen caldo de pollo casero, siguiendo nuestra receta, el resultado será inmejorable.

Calienta el aceite en una cazuela, añadiendo los ajos picados en lamas finas. Deja que se cocinen unos 4-5 minutos a fuego lento, siendo fundamental que no se doren mucho, ya que amargarían. Añade entonces el pan, cortada en dados, con su corteza, salteando hasta que se impregne bien del aceite y se dore un poco.

Añade el pimentón, removiendo unos segundos fuera del fuego. Incorpora al momento el caldo caliente, lleva a ebullición y deja cocer 5 minutos. Reparte la sopa en cuatro cuencos soperos o cazuelas de barro, cubre con los huevos batidos y gratina en el grill del horno unos 10 minutos, o hasta que quede dorada.


Consejos, degustación


Sirve al momento esta reconfortante sopa de ajo. Si quieres también puedes añadir un poco de queso rallado, para gratinar, y unos taquitos de jamón serrano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario