miércoles, 28 de noviembre de 2012

Moratalla – Murcia



En el Noroeste de la Región de Murcia, haciendo frontera con las provincias de Albacete, Granada y Jaén, Moratalla se cuelga del Cerro de San Jorge, a los pies del Pico de Los Frailes, para observar una extensa vega regada por las aguas de los ríos Benamor y Alharabe.

Se trata de la zona más montañosa de Murcia, con más de 20 picos que superan los 1.400 m. El más importante de ellos es el Pico de Revolcadores, que con 2.027 m de altura suele considerarse el más alto de la Región (según otras fuentes, Revolcadores mide 2.001 m y la cima es Los Obispos, con 2.015 m).

Cabe mencionar la existencia de unas pozas termales situadas en el paraje denominado Somogil donde mana el agua a 24ºC. Situados en el mismo lecho del río Benamor.


Historia

Prehistoria

La presencia más relevante de los grupos humanos prehistóricos por estos parajes, corresponde a las muestras de arte rupestre que en este término se conservan, que corresponden a más del cincuenta por ciento de las pinturas rupestres de la Región de Murcia. A aquellos primeros hallazgos de 1966 en los yacimientos denominados Cañaica del Calar y Fuente del Sabuco I, siguieron en 1979 los del adolescente Pedro Sánchez del cortijo del Rincón de Pedro Gurullo, con los abrigos Risca I-II; los del historiador Marcial García, en la Molata; el conjunto de Andragulla, por Anna Alonso, José Manuel Orts y Carmen Orts, 1984; la Fuente del Sabuco II, por Alexandre Grimal, en 1987; los de la Fuente de la Rogativa I-II, por Manfred y Katja Bader, también en 1987. Pero fue a partir de 1989, cuando se inició la I campaña de prospección sistemática en este término, por A. Alonso y A. Grimal, que tuvieron continuidad en años siguientes, cuando los hallazgos se suceden de forma continuada hasta alcanzar un conjunto actual de cerca de 30 cavidades. La incorporación, en 2004, de otro nuevo yacimiento, obra del arqueólogo gandiense Javier Ros, en la zona del Molino de Capel verifica, una vez más, la importancia de estos parajes para estas expresiones cultuales humanas. Todas estas muestras se encuadran en el arte levantino (10.000 años antes del presente)-la expresión creencial figurativa de los últimos cazadores-recolectores epipaleolíticos- y en el Arte esquemático (6.500 años antes del presente), expresiones abstractas también del ámbito credencial de los grupos productores del Neolítico y Bronce. Los centenares de imágenes pintadas conforman un patrimonio absolutamente excepcional y valiosísimo de la capacidad intelectual humana, a la vez que magníficos "museos al aire libre"; de ahí que desde 1998 formen parte del Patrimonio de la Humanidad, bajo el nombre administrativo convencional de arte rupestre del arco mediterráneo de la Península Ibérica. Estamos, sin duda, ante el "primer arte moratallense"

En 2007 se inaugura un Centro Regional de Interpretación de Arte Rupestre "Casa de Cristo". La principal finalidad de este nuevo espacio, ubicado a seis kilómetros del casco urbano de Moratalla es conservar, dar a conocer y fomentar la puesta en valor del arte rupestre de la Región de Murcia.

Hay asimismo tumbas argáricas y murallas calcolíticas en el cerro de Las Víboras (ca. 3000 a. C.); en Los Molinicos4 se ha encontrado un poblado ibérico (siglo IV a. C.).

Historia contemporánea

Desde mediados del siglo XVIII, la vida campesina resulta muy dura por epidemias y crisis agrícolas recurrentes, fenómenos sociales como el bandolerismo y el caciquismo, y la nula industrialización. Incluso a mediados del siglo XX apenas había industria y las malas comunicaciones mantenían a Moratalla aislada de las rutas comerciales.

En la historia reciente del municipio, los hechos más relevantes han sido la construcción de la autovía del Noroeste, que ha puesto fin a una deficiencia crónica; y el gran incendio de 1994, por el que ardieron más de 30.000 ha.

En 1994 ardieron casi toda la sierra de La Muela, toda la sierra del Cerezo y los montes situados entre esta y el santuario de Nuestra Señora de la Esperanza, en Calasparra, a orillas del río Segura; salvándose la sierra de Hondares gracias a la intervención del ingeniero de Albacete, ya que el de Murcia se negaba a atajar el incendio. En 2005 se constata que han rebrotado algunos pinares, sobre todo en las zonas de umbría, con alturas por lo general no superiores a 1 m, y solo se ha renovado por entero el bosque galería de la ribera del Segura. La zona de Las Murtas y otras extensiones semiáridas apenas se han recuperado, al igual que la vegetación de sabinar, que resulta característicamente dañada por los incendios.

Parajes

Moratalla incluye varios espacios naturales protegidos e integrados en las redes LIC y ZEPA. Entre los lugares declarados LIC destacan el Río Alhárabe y Moratalla, la Sierra de Revolcadores, la Sierra de Villafuerte y la Rambla de la Rogativa.

En el término municipal (compartido con el de Calasparra) también se encuentra la Reserva Natural de los Sotos y Bosque de la ribera de Cañaverosa, en el tramo en el que el río Segura atraviesa el municipio.

En las sierras abundan los jabalíes y pervive la cabra montés, al igual que el ciervo, especie que ha regresado tras unas décadas extinguido. El entorno de los ríos Benamor, Alhárabe y Segura es particularmente rico, con presencia de nutria y con buenas muestras de bosques galería. La gran mayoría de bosques de Moratalla son de pino (carrasco, negral), con presencia no desdeñable de la carrasca o encina y ejemplares notables de sabina que han llegado a dar nombre a una pedanía (El Sabinar).

Cultura y festejos

El municipio cuenta con una biblioteca de cerca de 20.000 volúmenes, con una importante sección de literatura infantil y juvenil; con un teatro (Trieta) que hace asimismo las funciones de cine; y con salas de exposiciones temporales, públicas y privadas. En dicho teatro suelen realizarse una serie de representaciones organizadas por el grupo municipal "La Cortijá", cuyo cometido principal es recaudar fondos para la Asociación Española Contra el Cáncer.

Son festejos tradicionales las Fogatas de San Antón (enero), la Bendición de los trigos (abril), la romería de La Rogativa (mayo), el día de Jesucristo (junio), San Bartolomé (agosto), las hogueras llamadas "Castillos de la Purísima" (diciembre) y Santa Bárbara (diciembre).

Semana Santa de Moratalla

Aunque en Semana Santa se celebran procesiones, lo más característico de esta villa son las tamboradas celebradas los días de jueves Santo, Viernes Santo y Domingo de Resurrección. La tamborrada es una tradición antiquísima cuyo origen se asocia al terremoto producido tras la muerte de Jesucristo en la cruz. No obstante, el comienzo de dicha tradición no esta todavía muy claro, se sabe que llegó a puntos cercanos a Moratalla a finales del siglo XVII, pero la versión más fidedigna es aquella que asocia la llegada del tambor con la de los Franciscanos en el S.XVI.

Varias son las localidades que comparten esta tradición tan arraigada en sus gentes, así pues se pueden encontrar diversos municipios que comparten esta tradición como Mula, Baena, Alcañiz, Hellín o Tobarra. No obstante, la celebración moratallera se singulariza y prioriza sobre las demás debido a su variopinto desorden, pues los nazarenos, únicos cuya cara tapa el capirote, visten túnicas artesanales de extravagantes y caprichosos diseños claramente diferenciados entre sí, mientras portan y redoblan sobre magníficos tambores desarrollados también artesanalmente, ocasionando que las calles no se llenan menos de color que de sonido.

Durante el transcurso de la tamborrada, que suele ocupar toda la jornada de los tres días anteriormente mencionados, los moratalleros, moratalleras y personas provenientes de otras localidades vecinas cuyo afán por el toque del tambor les empuja a adentrarse en este hermoso rincón del noroeste murciano, disfrutan con los constantes redobles de los tamboristas -no tamborileros-, la hospitalidad de sus gentes, la gran belleza que presentan sus calles y la elevada variedad de tapas típicas que ofrecen los baristas.

La mayor afluencia de tamboristas se da alrededor del mediodía y a últimas horas de la tarde, concentrándose en la zona conocida como la Farola y Plaza Tamallo, amén de sus calles aledañas y dispersándose a medida que avanza la noche.

La Túnica

Quizá sean las túnicas el elemento más singular de la Semana Santa Moratallera pues impactan a todo aquel que por primera vez las ve pues su gran variedad y singularidad tiñe de color las ya hermosas calles del municipio. Sus diseños son totalmente arbitrarios e incluso se pretende que cada una sea diferente a las demás, las hay de un solo color, de varios, estampadas, de retales o de remiendos, constituyendo un espectáculo multicolor y siempre cambiante.

Las Jornadas Nacionales

Con carácter anual y desde 1984, todos los pueblos en los que se disfruta esta fiesta tan particular como es la Semana Santa en su variante del toque del tambor, se reúnen en una localidad determinada para celebrar las Jornadas Nacionales de Exaltación del Tambor y el Bombo, más llanamente conocidas como "Las Jornadas". Estas Jornadas permiten que durante un fin de semana se pueda disfrutar y en un único municipio de los particulares toques que posee cada pueblo, así como sus llamativas indumentarias. El municipio de Moratalla ha acogido durante dos ocasiones, concretamente en 1987 y 1997 la III y XII Jornadas Nacionales respectivamente, este año 2012, la localidad castellonense de L'Alcora fue el escenario de la edición número 17 de las Jornadas Nacionales de Exaltación del Tambor y el Bombo.

Fiestas en honor al Santísimo Cristo del Rayo

El día del Cristo del Rayo se celebra el 15 de junio, pero los festejos en su honor llamados popularmente como Fiestas de la vaca, se celebran durante la semana del 11 al 17 de julio, comenzando con una dianas floreadas y volteo de campanas al alba del día 11.8 Además, con carácter previo a la celebración de los actos festivos, así como durante su transcurso, se suceden diversos eventos, entre los que cabe destacar:


  •     Encierros de toros por las calles de la ciudad, de los más antiguos de España,

  •     Elección de Reina y Damas de Honor,

  •     Certamen literario Albaricoque de Oro,

  •     Fuegos artificiales,

  •     Baile popular.


Feria de San Miguel

Coincidiendo con la festividad de San Miguel (29 de septiembre) que a su vez es el patrón de la localidad, el municipio de Moratalla ha retomado durante estos últimos años la celebración de una feria en honor a este patrón. Esta feria lleva aparejada la instalación de un mercadillo medieval que recorre las principales calles de la ciudad, y que suele estar instalado durante el fin de semana correspondiente.

El gran auge popular que esta sufriendo y la perfecta mimetización de esta celebración con el entorno urbano de la villa de Moratalla, han propiciado un notorio crecimiento de visitantes interesados en este tipo de festividades.

Enlaces


Moratalla Región de Murcia Digital


Videos







No hay comentarios:

Publicar un comentario