martes, 23 de octubre de 2012

Calçots con salsa romesco




Los calçots son una espacie de cebolleta tierna que no han desarrollado su vulva. Aunque se trata de una hortaliza típica de la región de Cataluña, también la podemos encontrar en nuestros mercados. Aunque el ingrediente principal de esta receta son los calçots y están cocinados de una forma ligera, la salsa que le acompaña presenta un sabor intenso, no recomendable para personas con problemas digestivos, ya que puede resultar indigesto. La cantidad de aceite que contiene la salsa, debe ser tenido en cuenta por aquellas personas que quieren controlar su peso.


  Ingredientes (4 personas)

  • Una pizca de sal
  • 3 tomates
  • 2 dientes de ajo
  • 6 g de avellanas (6 avellanas)
  • 6 g de almendras (6 almendras)
  • 30 g de pan tostado (1 rebanada)
  • 10 g de pimiento choricero (1 pimiento)
  • 10 ml de vinagre
  • 100 ml de aceite de oliva
  • Una pizca de sal
  • TIEMPO: 30-40 min
  • PRECIO: 5-10 €
  • DIFICULTAD: Fácil
Cómo se elabora:

Asamos los calçots en una parrilla sobre fuego de leña hasta que esté chamuscada la parte exterior. También podemos asarlos en el horno, aunque perderemos el aroma y sabor característico del asado en leña.
Sabremos que los calçots están en su punto cuando por la capa exterior ya chamuscada comiencen a salir los jugos del tallo de la cebolleta asada. 

Retiramos los tallos del asado y tapamos con papel de horno o con trapos limpios para que se conserven en calor y se pelen con facilidad. 

Los consumimos pelados de la capa chamuscada e impregnados de la salsa romesco previamente preparada. 

Para elaborar la salsa romesco:

Asamos los tomates con los dientes de ajo, el pimiento seco y la rebanada de pan todo ello junto en la misma bandeja del horno a 200ºC durante 30 minutos. Una vez asados se dejan enfriar. Si el pan cogiese demasiado color se saca del horno antes. 

Posteriormente, en el vaso de la batidora, ponemos las almendras y las avellanas y las machacamos hasta que queden totalmente trituradas. Añadimos después el pan tostado, un chorro de vinagre, el pimiento y los dientes de ajo y batimos todo el conjunto hasta formar una crema a la que añadiremos los tomates asados, sal y el aceite de oliva a chorro fino.
Una vez formada la salsa romesco la dejamos reposar. Es una salsa que queda más sabrosa elaborándola de un día para otro y guardándola en la nevera hasta el momento de su utilización. 

Esta salsa debe quedar espesa para que se "agarre" a los calçots y no goteé en exceso. 

Características

  • Tipo de plato: aperitivos / entrantes / tapas
  • Tipo de receta: verduras y hortalizas
  • Temporada: primavera e invierno
  • Técnica culinaria: horno
  • Con salsa:
  • Picante: no
  • Alimento: fresco
  • Temperatura de servir: templado
  • Textura y consistencia: semiblanda
  • Receta vegetariana:

Video receta de Calçots con salsa romesco.





1 comentario:

  1. Me ha gustado el artículo, y bueno, es cierto que la salsa de calçots es indigesta, pero sólo si abusas... jejejeje. Siempre es mi caso; no puedo parar!!!

    Saludos.

    ResponderEliminar