domingo, 30 de septiembre de 2012

Parque natural Los Ancares, Lugo


 Situada al Sur-Este de la provincia de Lugo. Dada su altitud de cerca de 2.000 m.. La comarca de los ancares, sirve de frontera con la provincia de León, siendo la altitud media de más de 1.000 m. lo que da idea de lo escarpado del terreno. Su superficie es de unos 1.000 km2. y su población cercana a los 14.000 habitantes, está muy dispersa, formando una gran cantidad de núcleos, situados cerca de zonas de aprovechamiento agrícola.

Su clima es atlántico-oceánico de montaña, siendo muy extremo, con nevadas intensas. Existe también en algunas zonas una ligera influencia mediterránea. La lluvia anual supera los 1.000 mm. siendo en forma de nieve durante el invierno.


Como picos más importantes nos encontramos, Tres Bispos (1.800 m.), Cuíña (1.988 m.), Pena Rubia (1.820 m.), Mustallar (1.925 m.), Corno Maldito (1.848 m.), Pena Longa (1.876 m.).

Los ríos de los Ancares Lucenses (Cervantes, Ferreiros, Narón), desembocan en el río Navia; el Navia nace a más de 1.000 m. de altitud, en Rañadoiro, la confluencia del río Cervantes con el río Navia se produce en Pontes de Gatín (puente del S. XVIII con dos arcos, el principal de 15 m. de altura y el secundario de 4 m.), dando lugar a la hermosa leyenda.

En la comarca de Os Ancares Lucenses las carreteras son muy viradas y estrechas, serpenteando entre valles y montañas de hermosos parajes, haciendo que la distancia que en línea recta para cruzar Os Ancares sería de 25 km., prácticamente se doble.

El nombre de Os Ancares pudiera derivar del antiguo puerto de Anquares o por "mutación" de la palabra Antares. Os Ancares cuenta con una protección especial en el caso de Lugo, desde el año 1966 (Reserva Nacional de Ancares). Desde el año 2007 se considera Reserva de la Biosfera.

Arquitectura

El hórreo

Desde la prehistoria se utilizaba como granero, su función principal es el almacenaje y secado del maíz. Además de granero también se utiliza para curar quesos y conservar carnes. El hórreo ha sido calificado como auténtico monumento del arte rural y era una ostentación y distición económica entre los labradores.

Una variable del hórreo es la palleira o pallar, pensado para guardar y conservar hierba seca, paja, centeno, patatas, manzanas y leña. También se utiliza para guardar el carro y diversos aperos de labranza.

El hórreo, construcción próxima a la casa, está construido en madera, piedra y con el techo de paja de centeno o de pizarra.

Está colocado sobre una base de cuatro piedras o leños que lo alzan del suelo para evitar el asedio de los depredadores; debajo se suele guardar el carro y la leña. El hórreo de Os Ancares, no tiene ninguna similitud con los del resto de Galicia.

El molino

Hoy en día sólo se conservan los hidráulicos. Normalmente, eran propiedad de una persona que se prestaba a moler para los vecinos a cambio de un porcentaje sobre lo molido; pero había molinos, propiedad de los vecinos de una Comarca, que establecían turnos para moler.

En un principio, el trigo o centeno se llevaba en sacos a lomos de un burro o una bestia; más tarde, en carros de madera tirados por vacas o bueyes y, actualmente, en tractores. Hoy en día la molienda rural está en declive dado que suele comprarse el trigo o el centeno ya molido industrialmente. Los molinos actuales suelen ser de paredes de piedra muy anchas y con el techo de pizarrra.

La palloza

Las pallozas están localizadas básicamente en las sierras orientales de la provincia de Lugo, habitadas hasta los años 80 y que ahora son utilizadas como almacenes o establos. Actualmente se conservan pallozas en O Cebreiro, A Fonsagrada, Cervantes -Piornedo, Donís, Vilarello, Pando, Pozo, Robledo, Sevane- y Navia de Suarna -Moia y Quintá-.

Su adaptación con el paisaje es perfecta y es una respuesta de los habitantes a las adversidades del hábitat. Las pallozas suelen estar asentadas en las laderas orientadas al mediodía. Su mantenimiento es muy laborioso, ya que la techumbre de paja debe ser sustituida cada 6 u 8 años.

La base puede ser circular, ovalada o elíptica, dónde viven animales y personas, son de origen prerrománico, de paredes de piedra y barro anchas -cerca de 1 metro- y de altura próxima a los 2 metros, suelo de tierra, techumbre de paja de centeno y en el centro está la lareira -unas losas en el suelo, sobre el que se dispone un caballete de madera con una cadena colgando (gramalleira) de la que se cuelga el pote-.

Fauna y Flora

Una de las señas de identidad son su fauna y flora, por ello ha sido declarado Reserva de la Biosfera, donde sobresalen el oso pardo, el urugallo y el acebo, sin menospreciar carballos (robles) castaños, pinos de montaña, piornos y escobas, abedules, brezos, lobos, zorros, jabalies, corzos, ciervos, nutrias,...

Gastronomia

 El principal atractivo de la gastronomía gallega es su variedad, hasta tal punto que cuesta trabajo decir cual es el plato típico de la región. Pero si hay algo común a todos sería una forma de cocinar familiar y cariñosa, artesanal, pausada, abundante y variada. Un mismo producto se prepara de múltiples maneras y en cada lugar tiene un distinto sabor. Se podría decir que la cocina gallega es una cocina clásica, en el sentido que se le da a esta palabra en la historia del arte, porque alcanza el ápice de su belleza con los elementos más sencillos y naturalmente combinados.

 El lacón con grelos es una de las comidas más típicas durante los meses fríos, desde San Martiño, a primeros de noviembre, hasta el martes de carnaval. Además del lacón cocido y los grelos enteros, se añaden patatas y chorizo. Otro plato fuerte es el cocido gallego, compuesto de jamón, carne de vaca y gallina, y chorizo, con grelos o repollo, patatas y garbanzos. Metidos de lleno en el invierno y especialmente en los días de Navidad, una de las carnes mas saboreadas es el capón, nacido en abril y cebado meticulosamente en la capoeira un mes antes del sacrificio. Son muchos los lugares de Galicia donde se ceban ritualmente, por lo menos desde el siglo XV, pero los de la Terra Cha y más concretamente los de Vilalba, tienen un merecido crédito.

 Las empanadas merecen capitulo aparte. Se hacen de todo y todo puede meterse dentro de la empanada. Una de las características de la empanada gallega es la suavidad, ligereza y finura del pan, sobre todo en las de las zonas costeras. El compango va siempre azafranado, con aceite, pimiento y abundante cebolla.

Hablar de pescados y mariscos en Galicia puede ser un tópico, pero no por ello vamos a callar. Existe una gran variedad de pescados, los más sabrosos son sin duda los que se pescan en las rías o en las proximidades de la costa: Merluza, rodaballo, lubina, mero, lenguado... Se degustan en las preparaciones clásicas, a la plancha, a la gallega o en caldeirada, o sofisticadamente adobados por cocineros especializados.

 Pasando a los mariscos y moluscos, tenemos en el exquisito camarón un preciado aperitivo, como los calamares y los chocos, fritos o en su tinta, o la nécora. Los percebes concentran la quinta esencia de todos los sabores del mar. A continuación vienen los que se comen crudos como la almeja fina y la ostra. Otro grupo de mariscos hace plato fuerte como la centolla, la langosta, el bogavante, los langostinos, las vieiras y las almejas en sus mil variedades de salsas o el nutritivo y accesible mejillón. Hay, por fin, un molusco, el pulpo, que debemos citar por su humildad y porque se toma en todos los meses del año y en todas las ferias de Galicia. El pulpo "a la feira", cocido, troceado, adobado con pimentón y sal, y rociado con aceite crudo.

 Entre los peces de río, podemos saborear las truchas y los salmones, las angulas y las anguilas, los sábalos, reos, lampreas...

 Para terminar esta breve ruta por la gastronomía gallega, recordaremos la bondad de sus quesos frescos, la exquisita elaboración de la repostería y las filloas, que constituyen el más original y agradable postre que se puede saborear en nuestra tierra.

 En toda Galicia se produce vino, aunque principalmente en la mitad sur. En una enumeración rápida, tendríamos que destacar las tres principales denominaciones de origen: Rías Baixas, Ribeiro y Valdeorras. Se pueden saborear, además, los propios de cada comarca, especialmente el vino de Amandi en la de Monforte, y los del valle de Verín y Monterrei, sin olvidar que una buena comida puede terminarse con la digestiva y reconfortante queimada.

Senderismo

Existen una buen red de senderos ideales para realizar rutas de senderismo. Las más transitadas e interesantes parte o bien del Albergue de Os Ancares (Campo da Braña) o de Piornedo.

Enlaces



Videos






No hay comentarios:

Publicar un comentario