miércoles, 29 de agosto de 2012

Calviá - Baleares


Calviá  es un municipio español de la provincia y comunidad autónoma de las Islas Baleares. Se encuentra situado en la parte occidental de la isla de Mallorca, junto a la sierra de Tramontana, y se extiende hasta la sierra de Na Burguesa.



Historia

 Edad Antigua

 Su historia comienza como pueblo dos mil años antes de la era cristiana, aunque sus primeros pobladores datan de la era neolítica. Posteriormente llegaron navegantes orientales que hacían escala antes de llegar a la Península Ibérica, a donde se dirigían en busca de metales. Procedían de Italia, de otras islas mediterráneas y de Oriente y construyeron pequeños poblados junto a las costas, convirtiéndose en sus primeros habitantes. Los historiadores coinciden en llamar a dicha época la Cultura de las Cuevas, debido a la frecuente utilización de estas como habitaciones y recintos funerarios. En la Finca Municipal Galatzó se puede encontrar al fondo del valle, en la zona de Ses Sinyes, una cueva con restos humanos, que demuestra haber sido habitada. Algunos otros vestigios de dicha época se encuentran catalogados en un yacimiento arqueológico llamado Parque arqueológico Puig de sa Morisca, en el cual se conservan restos de lo que fue un talayot de nueve metros de diámetro. Está situado sobre una pequeña elevación montañosa en la localidad de Santa Ponsa.

 De su época romana, que duró desde el año 123 a. C. hasta el siglo IV, no existen vestigios significativos. Tan sólo quedan escasos testimonios arqueológicos, entre los que destacan la siquia y los molinos que conducen el agua a las casas de Galatzó, los restos de una villa romana en la zona de Santa Ponsa conocida como Sa Mesquida, que contiene un horno que fue utilizado para la fabricación de cerámica, una naveta llamada Alemany y el Turó de Ses Abelles.

 En el año 425 fue invadida por los vándalos, pueblo que terminó por asentarse. La ausencia de vestigios no ha permitido averiguar mucho sobre esta época, aparte de la decadencia iniciada con la destrucción de Pollensa. Cuando el general bizantino Flavio Belisario ordenó conquistar el archipiélago en el año 534 finalizó este periodo.

 El primer desembarco musulmán del cual se tiene constancia data del año 707, hecho con el que finalizó la dominación bizantina. Durante los dos siguientes siglos no se produjeron acontecimientos relevantes, hasta que en 903, la isla quedó en poder de la dinastía musulmana de los omeyas.

 Edad Media

En 903, Mallorca fue conquistada por el general almorávide Issam al-Khawlaní, que contaba con la aprobación del emir de Córdoba Abd Allah y la Llamó Madina Mayurqa. Posteriormente pasó a manos de los almohades, siendo finalmente incorporada a los reinos de Taifas. Los terrenos de Calviá fueron incluidos en la división administrativa de Juz' d' Ahwaz al-Madina.

 En 1229 y tras la conquista de Jaime I, el término de Calvía fue colonizado entre otros por familias catalanas que llevaron consigo su idioma y cultura, que es la que pervive hoy día. En el repartimiento, el término de Calviá formó parte de la medietas magnatum, que el rey donó a los cuatro porcioneros. Concretamente fue adjudicado al obispo de Barcelona, Berenguer de Palou, formando parte de la Baronía de los Obispos de Barcelona. El reparto entre los nobles que habían contribuido a la campaña del rey originó no pocas tensiones hasta que se adoptó la fórmula del Pariatge, acuerdo que consolidó los derechos feudales de los obispos de Barcelona que prevalecerían hasta 1834. Los conquistadores procedían de diversos lugares y en diferentes proporciones. Así, y según el Llibre del Repartiment, las tierras conquistadas fueron repartidas entre gente proveniente de Cataluña (39,71 %), de Occitania (24,26 %), Italia (16,19 %), Aragón (7,35 %), Navarra (5,88 %), Francia (4,42 %), Castilla (1,47 %) y Flandes (0,73 %) Debido al exterminio o expulsión de la mayor parte de la población autóctona, no había suficiente mano de obra para el cultivo del campo. En 1230 se dictó la carta de franquezas, privilegios que atrajeron a más repobladores para cultivar el campo. La nueva población de Mallorca provenía esencialmente de Cataluña, más específicamente del nordeste y dentro de este, del Ampurdán. Debido a ello, la lengua propia de Mallorca es un dialecto oriental del catalán, denominado mallorquín.

 Desde 1248 contaba con su propia iglesia parroquial, Sante Ihoannes Caviano, dedicada a San Juan y en 1285, 55 años después y durante el reinado de Jaime II de Aragón, el segundo hijo de Jaime I, se constituyó en villa. Por entonces ya contaba con su propio alcalde nombrado por el rey o por el gobernador, el cual se encargaba de ejecutar las órdenes de éstos, así como también del orden público y de administrar la justicia. Sin embargo, no contaban con poder para administrar la villa, la cual competía a los jurados de prohombre. (Figura medieval que contaba con ciertas funciones)

En la época medieval la presencia de piratas en el mar Mediterráneo obligó a construir numerosas torres de defensa.

 Para sostener las parroquias y sus clérigos, el rey y los terratenientes que ostentaban la jurisdicción, cedían una cuarta parte de los diezmos que recibían de los agricultores. Dicha cantidad era dividida en otras cuatro partes, de las cuales tres de ellas, quedaban en posesión del rector de la parroquia y la última se le concedía al sacerdote o al vicario.

 El sistema sanitario lo atendían en su mayoría médicos judíos, los denominados como chuetas, grupo de ascendientes de una parte de los judíos mallorquines conversos al cristianismo. El hospital más cercano se encontraba en San Telmo, que se había fundado en 1303 por Jaime II. Fundamentalmente se dedicaba a atender y a recoger comerciantes y marineros de las naves que desde Palma se dirigían a Barcelona. También lo usaban como refugio cuando hacía mal tiempo.

 Edad Moderna

Desde el siglo XIII hasta mitad del siglo XX la agricultura constituyó la única dedicación de la población. Al principio, la actividad agrícola se llevó a cabo en los alrededores de la bahía de Santa Ponsa, llegando en esos tiempos a denominar a la zona como término de Santa Ponsa; la expresión término de Calviá, se aplicó mucho después. A pesar de su largo litoral, la población vivía de espaldas a la mar, ocupada en extraer provecho de una tierra seca y poco fértil.

 En el siglo XVI la villa se libró del azote de la peste que diezmó la población, a pesar de que otros municipios como el vecino Andraitx sufrieron la epidemia. En aquellas fechas y debido a su modo de vida, la población sufría epidemias y enfermedades como el paludismo, que sólo algunos, como el cura y algún artesano, se libraba por no trabajar en Ses Rotes, donde transformaban el cereal. El jornal de un obrero consistía en cuatro o seis sous (una docena de huevos costaba un sou y medio). Durante estos siglos existían esclavos árabes, excepto en las zonas marítimas, con el fin de evitar fugas o complicidad con los piratas.

 En 1748 la situación de miseria del municipio llegó a ser tan trágica que un cronista de la época la describió así:

 El trigo llegó a ir tan caro que se pagaban 25 Sous por barchilla, (unidad para medir cereales, 13,750 litros aprox) y afortunado el que podía encontrarlo. Y llegó hasta tal punto el hambre que no se daba a cada casa más que dos doblers de pan, aunque la familia fuera numerosa, y se dio permiso para comer carne en cuaresma, y muchas personas que no tenían dinero para comprar carne comían hierbas, y me dijeron que algunas personas habían pasado más de quince días comiendo solamente hierbas hervidas, y la gente pobre o trabajadora estaba tan delgada que no podía trabajar a causa del poco alimento.

Pere Xamena Fiol

 El latifundismo organizó la vida económica y social de la villa desde el siglo XIV hasta el siglo XX y el territorio era en su gran mayoría propiedad de unos pocos señores. En 1863, el 66,3% de las tierras estaba repartido, siguiendo una tradición secular, entre cuatro propietarios. El marqués de la romana contaba con 2516 hectáreas, con las que cubría Bendinat y Paguera, pero además poseía otras 990 en el municipio de Andraitx. El marqués de Bellpuig poseía 4376 hectáreas en Santa Ponsa, el mayor latifundio de Mallorca hasta entrado el siglo XIX. Por otra parte, existía un pequeño grupo de campesinos conocidos como els roters, a quienes los señores les habían cedido porciones de tierra cercanas al mar, agricultores que cultivaban cereales y que vivían en condiciones miserables.

 En el siglo XVIII, una pertinaz sequía y una mala cosecha de cereal en las tierras del municipio provocaron un largo periodo de hambruna. El 28 de noviembre de 1715, Felipe V suprimió los fueros y privilegios de Baleares mediante el decreto de Nueva Planta que extendió la organización administrativa del Reino de Castilla, la prohibición del catalán y la obligatoriedad del uso del castellano en las islas.

 En 1838 se inauguró la línea marítima de barcos de vapor Barcelona-Palma, hecho que facilitó la llegada de viajeros desde la península y desde el extranjero, los cuales se acercaban a disfrutar en las calas y playas del municipio. En esta época llegaban viajeros motivados por deseos de aventura, interés por explorar un mundo y una sociedad diferente de la que conocían, o incluso por razones terapéuticas, como fue por ejemplo el caso de Frédéric Chopin. Días en que la publicación y difusión de obras referidas a la isla contribuyeron a convertirla en lugar de destino preferente para muchos viajeros, ilustrados, artistas y geógrafos.

 El caciquismo derivado del latifundismo le afectó profundamente a lo largo de la segunda mitad del siglo XIX y principios del siglo XX, que por entonces se componía de jornaleros del campo y pequeños propietarios. La restauración hizo que las clases dirigentes agrarias recuperasen el poder, con el apoyo político y representación por los dos partidos moderados mayoritarios: conservadores y liberales. Para mantenerse en el poder, ambos se sirvieron del caciquismo. A finales del siglo XIX, el hambre y la pobreza impulsó la emigración hacia América, concretamente a Cuba y a la Argentina, así como a Francia y Argelia.

 Edad Contemporánea

Debido a la actitud caciquil que imperaba desde antaño, Calviá fue una de las primeras zonas en desarrollar una actitud crítica e inconformista, a pesar de no poseer apenas industria, pues tan sólo existían dos empresas productoras de cemento y de yeso. A principios del siglo XX, sobre una estructura económica basada en la agricultura autárquica latifundista, se crearon las primeras asociaciones obreras socialistas. Los trabajadores de la tierra eran jornaleros que apenas alcanzaban a subsistir y la débil industria se dedicaba a trasladar a Palma los productos de la tierra. Estructura social que se mantuvo hasta principios de la década de los sesenta.

 Las primeras urbanizaciones del municipio comenzaron a gestarse en 1920, cuando al fallecer los propietarios de las tierras, sus allegados vendieron las propiedades o los mismos propietarios las vendieron por desconocimiento de su auténtico valor. Al llegar a 1960, los cambios de propiedad fueron tan fundamentales que facilitaron el desarrollo inmediato. Comenzó una rápida urbanización de las tres cuartas partes de la costa, llegando a cementar sus mejores zonas. Algunos de los últimos terratenientes, como Miguel Nigorra Oliver, el presidente del Banco de Crédito Balear, llegó a controlar a través de sus filiales inmobiliarias casi el total del desarrollo de Santa Ponsa. En 1986, poseía más de diez mil chalés a lo largo del municipio.

 El movimiento sindical y el socialismo tuvieron un papel importante en su política hasta la Segunda República. En 1923 se fundó la Federació Obrera Calvianera, miembro de UGT y posteriormente la Unió Agrària de Calvià, además de La Fraternal. El 30 de septiembre de este mismo año, se inauguró con un presupuesto de medio millón de pesetas la Casa del Pueblo. Años después, en 1962, contaba con cuatro carnicerías, tres panaderías, una lechería, diez colmados, tres cafés, dos mercerías, cinco carpinterías, dos herreros, un taller de bicicletas y una línea de autobús. Su escasa industria consistía en cinco maestros de albañilería, varios transportistas, dos fábricas de cemento y yeso, un tratante de frutos secos, una máquina de descascarillar almendra, un molino harinero, una trituradora de algarroba, un tratante de leña y una almazara.

 El 30 de julio de 2009, alrededor de las dos de la tarde, la localidad de Palmanova sufrió un atentado por parte de la banda terrorista ETA, colocando explosivos lapa en dos vehículos de la guardia civil, de los cuales sólo uno llegó a explosionar, provocando víctimas y ocasionando la muerte de dos guardias civiles, Diego Salvà Lezaun, de 27 años, y Carlos Sáenz de Tejada García, de 28 años, junto a la casa cuartel.

Geología y relieve

 Su relieve viene marcado por el contraste entre las sierras en el norte del término y en el resto del municipio, de características mucho más llanas.

 Su sierra principal se llama Na Burguesa y está situada entre la finca calviense de Son Falconer y la urbanización Son Vida en Palma, y al igual que el resto de los montes de Mallorca, tiene su origen en la orogenia alpina. Es la zona más meridional de la sierra de Tramontana. Antaño se la conocía como Portopí o d'en Bou. Tiene una altura de 500 msnm y está cubierta por importantes formaciones de pinar y garriga mediterránea. Las sierras están compuestas de materiales triásicos y jurásicos, calizas y dolomías principalmente, con presencia de margas y yesos también. Las sierras presentan una complicada estructura tectónica, que conforma un relieve plegado con numerosos cabalgamientos, y bastante fracturado. El carácter kárstico de la Tramontana provoca peculiares fisonomías en las rocas, sobre todo numerosas cuevas, y algunas dolinas y lapiaces, etc.

 El resto del término municipal es relativamente llano, con amplios valles rellenados por materiales cuaternarios y terciarios poco deformados, en disposición subhorizontal, y pequeñas colinas, de materiales mesozoicos, aflorando ocasionalmente.

 Su litoral se compone de materiales calcáreos (Calcarenito y similares), sobre los cuales se asienta una variada vegetación según el sustrato, rocoso o arenoso, y la adaptación a la sal, al viento y a la falta de agua como factores determinantes.

 Fauna y flora

 De sus 14.552 hectáreas, más del 49% corresponden a bosques y garrigas, principalmente de pinares, aunque en las últimas décadas ha sufrido desforestación. Las tierras cultivables son alrededor del 32% en las cuales destacan principalmente el almendro, algarrobos (Ceratonia siliqua), olivos y, en menor medida, higueras. Algunas posesiones cultivan también cereales.

 Las especies animales del entorno no resultan de especial relevancia debido a la elevada presencia humana, ausencia de recursos y dureza del clima. Las zonas a destacar consisten en su litoral rocoso y los islotes de Cala Figuera, como El Toro, el islote de Refeubetx y las islas Malgrats, que fueron reconocidas internacionalmente al declararlas la comisión Europea Zona de Especial Interés para la Avifauna.33 En el 2008, un buceador reportó y fotografió en esta reserva un ejemplar de foca monje (Monachus monachus) de la cual se calcula que quedan menos de 500 ejemplares en todo el mundo. El Govern balear estudió la posibilidad de reintroducirlas en las islas.

 Entre su vegetación se encuentran las especies autóctonas de las islas junto a encinares y pinares. En su fauna se llegan a contar más de un millar de especies, entre los que destacan la pardela cenicienta, el cormorán, el vencejo, la pardela pichoneta y también gran número de reptiles, como la endémica lagartija balear, una especie presente en los distintos islotes del archipiélago. Contiene también una de las pocas colonias de tortuga mediterránea de España (presentes además únicamente en las provincias de Murcia y Almería).

 Si bien en los acantilados la vegetación es escasa, merecen especial interés por su condición de endemismos algunas especies como la violeta de penyal y el clavel de cantil (Dianthus alpinus), originario de la cuenca mediterránea, conocido también como clavel silvestre o del Mediterráneo.(llamado así porque crece en los bordes de los precipicios) También existe una rica avifauna, especialmente compuesta de rapaces, tales como los halcones de Eleonor, y las águilas pescadoras, junto a los últimos buitres negros insulares del mundo. Cabe hacer mención, principalmente como parte de la gastronomía, las variedades de caracol Helix aspersa y Helix pomatia.

 En cuanto a los hongos, las lluvias del otoño permiten la aparición de sus estructuras reproductivas (setas); destaca el esclata-sang, un tipo de níscalo ibérico. Es muy apreciado por su singular sabor y valor gastronómico, debido a que es la seta más usada en las recetas de gastronomía del archipiélago.

 Las distintas especies de plantas silvestres que se encuentran en esta región pueden catalogarse en cuatro grupos de interés:

n  Plantas herbáceas: se encuentran con mayor frecuencia ortigas, acederas (Rumex pulcher) e hinojo (Foeniculum vulgare), así como otras plantas silvestres como por ejemplo brezo (Calluna vulgaris). En exclusividad posee cinco especies endémicas de saladina, especies que se desarrollan sobre antiguos salobrales, encontradas en las viejas salinas de Magalluf. En la garriga de Santa Ponsa se encuentran algunas variedades de orquídea Orchis collina.

n   Plantas arbustivas: la más extendida y común es la mata de la cuenca mediterránea denominada aladierno (Rhamnus alaternus), pero también se encuentran otras especies como el romero, el tomillo, una especie de estepa blanca (Cistus albidus) y esparragueras de varias especies (Asparagus acutifolius, Asparagus albus, Asparagus officinalis). También se puede hallar hiedra (Hedera helix) y otra serie de plantas que están protegidas, como el palmito (Chamaerops humilis), los mirtos y la sabina (Juniperus phoenicea).

n  Helechos: cabe hacer mención al polipodio, el cual se reproduce en zonas de umbría y lugares frescos.

n   Árboles: el árbol más común que crece en sus bosques es el pino carrasco. Uno de los mayores problemas a los que se enfrenta, consiste en las plagas de oruga procesionaria (Thaumetopoea pityocampa), por las cuales, una brigada especial lleva a cabo actuaciones de exterminio, colocando trampas y aniquilando sus nidos. En la zona norte, aunque en menor medida, se encuentran algunas encinas, álamos (Populus alba), fresnos (Fraxinus angustifolia) y también madroño.

Turismo

Desde comienzos de los años 1960, al recibir las primeras grandes remesas de turistas, se apresuró en construir rápidamente toda una infraestructura de servicios para ello (campos de golf, parques acuáticos, hoteles, etcétera), llegando a convertirse en una de las zonas con mayor actividad turística de la isla. En 2009, es internacionalmente conocido por algunas de sus localidades, como son; Magalluf, Palma Nova, Santa Ponsa (Santa Ponça), El Toro, Portals Nous, Illetas y Paguera, debido a los turistas que cada año las frecuentan.

 Para alojar al millón y medio de visitantes anuales, se dispone de una oferta que incluía en 2005 más de 120.000 camas: 44.000 en hoteles, 16.000 en apartamentos y 60.000 residencias turísticas. La oferta se completa con 853 tabernas y restaurantes, además de 1.145 comercios.89 Algunas multinacionales como Fiesta Hotel Group (con sede en Ibiza) o Sol Meliá disponen de una amplia oferta en la zona, principalmente en la localidad de Magalluf.

 Obtuvo el segundo puesto entre los municipios con más banderas azules en sus playas del Estado. La playa de Palmanova concentra la mayoría de servicios, por lo que fue premiada con el galardón de calidad Q, siendo la única de las Baleares que posee dicha distinción. Las unidades que velan por la seguridad de sus usuarios, (policía turística, protección civil y socorristas), cuentan con una embarcación de salvamento marítimo. A este equipo, se une la asociación Voluntaris sense fronteres (Voluntarios sin fronteras), que bajo los apartados tres y cuatro del artículo 30 de la constitución española, se prestan voluntariamente al cumplimiento de los deberes que dicha constitución les atribuye. Por su asociación con el material que fue usado en la construcción de la catedral de Palma, destaca la caleta de Portals Vells. El resto de playas principales se encuentran en los complejos de Magalluf, Santa Ponsa y Paguera.

 A finales de los años 1990 el equipo de gobierno local invirtió en un proyecto que llevó a cabo una serie de espectáculos públicos con contenido multimedia (usando tecnología láser con equipos audiovisuales y máquinas que creaban una pantalla acuática) en sus costas y playas. Se realizaban los fines de semana de verano y contaban con asistencia multitudinaria, entre seis mil y diez mil personas por sesión.

 Para proporcionar información sobre los distintos servicios, dispone de seis oficinas distribuidas en los complejos de mayor relevancia; su sede se encuentra en el edificio del ayuntamiento en Calvià Vila.

 La localidad de Magalluf posee un museo llamado La casa de Katmandú; su peculiaridad consiste en que se ha construido al revés. Contiene una colección de 3000 piezas variadas y un cine con tecnología 4D. Entre otras de las atracciones del complejo, se encuentran la cena espectáculo Pirates Adventure y la macrodiscoteca BCM Planet Dance, una de las más grandes de Europa, donde la Spice Girl Geri Halliwell actuó de gogó antes de formar el grupo musical que la catapultó a la fama y también el hogar del disk jockey internacional DJ Sammy.En La Porrassa, a unos 800 metros de Magalluf, se encuentran los parques acuáticos Aqualand y Western Waterpark, junto a las instalaciones de un karting profesional.

 Desde algunas de sus localidades, en temporada alta (junio, julio y agosto) pueden hacerse minicruceros de un día de duración, en los cuales se hace un recorrido por distintas calas del término.

 En la Urbanización Sol de Mallorca, se encuentra el único casino de juego de la isla, donde además de las mesas de juego, el visitante puede disfrutar de una de las mejores cenas espectáculo de Mallorca. También posee un pequeño embarcadero deportivo.

 Paguera, especializada en turismo germano, celebra en octubre su propia versión de la Oktoberfest, una fiesta bávara con tradición de alrededor de doscientos años en Múnich, en donde se puede consumir cerveza y productos bávaros.

En 1995, basándose en las indicaciones de la cumbre de Río y del Quinto programa de la U. E., se apostó por una profunda innovación de las políticas de desarrollo turístico y local, elaborando un Plan de Excelencia consistente en la gestión integral del litoral.

En 2001, obtuvo financiación de un proyecto europeo llamado LIFE Ambiente dedicado a desarrollar estrategias y herramientas para la sostenibilidad del turismo en zonas costeras del Mediterráneo.

 El agroturismo es, comparado con el turismo de masas, casi inexistente, aunque con el tiempo se está desarrollando. Cabe mencionar las fincas Son Malero, construida en 1430, y Mofarés, en cuyas habitaciones se han respetado los elementos tradicionales. Además, dispone también de un antiguo molino de aceite, así como un modesto museo de herramientas. Otra importante posesión es Son Boronat, donde puede apreciarse un sistema de canales árabe y la verdadera torre de defensa de la masía, fechada en el siglo XIV.En la misma línea, cabe hacer mención a la finca es Burotell, en donde se llevan a cabo todo tipo de actividades culturales regionales

Gastronomía

 Uno de los platos más populares es el frito mallorquín (frit mallorquí), que consiste en una fritura de hígado con patatas y pimientos; puede ser de sangre y/o asadura de cordero, cerdo o también marinero. Cabe también hacer mención a las sopas mallorquinas, el tumbet, el lomo con col o con esclatasang (variedad más sabrosa del rovellón encontrado en la Península Ibérica), y las berenjenas rellenas. Existen diversas formas de preparar el arroz, la más típica es la llamada arròs brut, que consiste en un arroz caldoso con setas, caracoles, carne de cerdo, conejo y de aves. El pa amb oli, propio de algunas cenas, consiste también en el plato regional de la isla. Los embutidos son también uno de los principales elementos de su gastronomía; sobrasada, butifarrón, camaiot y blanquet entre otros.

 En comidas y encuentros generalmente familiares es típico hacer porcella asada, con patatas troceadas y condimentadas con hierbas de la isla, como el romero. La ensalada que suele consumirse en verano o con la porcella, se la conoce como trempó y se elabora con tomate, cebolla y pimiento verde.

  Repostería y pastas

 El dulce por excelencia es la ensaimada que suele tomarse en el desayuno, pero que también se hacen de tamaños familiares rellenas de crema, cabello de ángel, chocolate o con sobrasada. En Semana Santa son esenciales las empanadas, rellenas de acelga y pasas, aunque el resto del año suelen ser también de pollo con guisantes, atún o sobrasada. Pueden estar hechas de pasta dulce o salada, aunque son más habituales las de pasta salada. También son típicos los crespells y los robiols, rellenos tradicionalmente de requesón, de cabello de ángel y de mermelada. También es muy habitual la denominada coca de verdura, hecha de trampó o de pimientos rojos asados, junto a los cocarolls, que son una especie de empanadas de forma triangular rellenas de verdura y pasas.

Arquitectura

 El veinticuatro de julio de 2009, Carlos Delgado, junto a la teniente de alcalde de Patrimonio, Teresa Martorell y al director general de Ordenación del Territorio y Turismo, Jaime Martínez, presentó el Plan de recuperación del Patrimonio Histórico y Natural, entre cuyos objetivos se encuentra la restauración de varios de sus yacimientos arqueológicos, así como la puesta en marcha de su funcionamiento.

 Arquitectura religiosa

 La Iglesia parroquial de San Juan Bautista se erigió en el año 1248 en honor a San Juan Bautista.Consiste en una sola nave, con cinco capillas laterales de arco de medio punto, dedicadas a distintos santos. El presbiterio se define por un arco toral cubierto por un cuarto de esfera con forma de concha. El pórtico lo forman cinco arquivoltas de medio punto, que alternan la decoración floral con punta de diamante. Sobre el pórtico existe un enorme relieve que representa a Jesús en el huerto de Getsemaní. En los laterales se encuentran unos nichos con las imágenes de San Francisco, de Santa Paula y de Santa Rita. En el coronamiento de la fachada se encuentra el arcángel San Miguel, posando con la actitud de haber vencido a Lucifer. En 1780 se reformó la rectoría sobre la iglesia antigua. Destacan el portal y el claustro. La entrada consiste en un vestíbulo cubierto por una bóveda de arista rebajada.

 En 1595, el templo continuaba aislado, pero se encontraba rodeado de viviendas que terminaron formando el pueblo rural. En el siglo XVI contaba con una torre de defensa. En la misma época se veneraba la imagen de la Mare de Déu dels Dolors. El edificio tiene una capilla dedicada a San Sebastián, al cual se le atribuye el milagro de salvar al pueblo de la peste que azotó a la isla en 1652. A lo largo de los años, el edificio sufrió diversas reformas. En 1867 se derrumbó la antigua iglesia y se comenzó una nueva construcción, que al poco tiempo tuvo que detenerse. Las obras se reiniciaron en 1890 y concluyeron seis años después, resultando en una mixtura de estilos, destacando el neoclásico con elementos neorrománicos y neogóticos.

 La Ermita de la piedra sagrada es una pequeña construcción de estilo neorrománico que se encuentra situada en la ladera de un cerro entre Santa Ponsa y Palmanova. Su importancia radica en que conserva la piedra donde Jaime I de Aragón oficializó un altar para la ceremonia de entrada en combate antes de comenzar la conquista de la isla.

La Ermita de Portals Nous fue diseñada por el arquitecto Antonio Sureda y Villalonga, el cual elaboró sus planos al estilo neogótico en 1865. Se encuentra en la localidad de Portals Nous, en la zona llamada Patio de los Silos.

 Arquitectura civil

 Al ser el agua un bien escaso en sus tierras, abundan las construcciones realizadas para obtenerla y conducirla hacia las extensiones de cultivo. Dentro de esta tipología destacan en relevancia los Qüanats, que son conducciones de origen árabe que se han venido utilizando desde antaño. Las más significativas son Sa Galareia d'aigua de Valldurgent y Sa Font de Sa Corriola. También cabe hacer mención al elaborado sistema de ingeniería de agua de Bendinat y la fuente pública de Es Capdellà.

 Sus dos centros urbanos históricos, Calvià Vila y Es Capdellà, contienen algunas casas de interés patrimonial, entre las que se encuentran Can Verger, Can Ros y Es Pontet.

El edificio sede del ayuntamiento se encuentra situado en la entrada del pueblo. Se inauguró en 1989 y fue proyectado por los arquitectos Rafael Balaguer y Jaime Vidal, quienes unieron elementos de la arquitectura popular y tradicional mallorquina, como la teja, el maré o la piedra picada, con la funcionalidad y el diseño de construcciones vanguardistas.

 En 1929 se construyó una cruz para conmemorar el séptimo centenario de la reconquista. Su base contiene representaciones de varias escenas de esta. Se encuentra situada sobre uno de los extremos de la bahía de Santa Ponsa. Durante la celebración anual del desembarco se llevan a cabo conciertos junto a ella, así como actuaciones de teatro y conferencias.

Enlaces






Videos



No hay comentarios:

Publicar un comentario